Soy Lucía Ruiz de Aguirre Rodríguez, una diseñadora y visionaria del punto. Me formé en arquitectura y mi camino tomó un giro inesperado con la crisis de 2008 en España, llevándome fuera del sector arquitectónico.

Tras explorar la moda con mi marca Peka’s World y ganar el premio al mejor diseñador de moda independiente en el festival Pop-eye, encontré mi verdadera pasión en el tejido, comenzando con el ganchillo en 2012.

Mi aventura continuó con la apertura de «Cómo Molo«, la primera tienda en Galicia especializada en costura y ganchillo DIY. Después de cerrarla en 2015, aprendí a tejer con dos agujas, especializándome en agujas circulares. Desde ese momento, me dediqué al diseño de patrones de tejido y a la educación, enseñando técnicas como el punto continental, poco explorado en España en ese momento. Gracias a mi enfoque innovador, he formado a miles de tejedoras a través de talleres online.

Soy autora del influyente libro «Básico», un referente para tejedoras de todo el mundo que quieren aprender a tejer con agujas circulares, y de otros seis títulos más. He contribuido significativamente al mundo del tejido, con presencia en mercerías y lanerías de diversos países y en publicaciones internacionales como Koel y Laine Magazine. Además, mi experiencia me ha llevado a ser asesora independiente y colaboradora en estrategias de marketing y desarrollo de productos para marcas reconocidas en el sector.

Con toda la experiencia y conocimiento adquirido a lo largo de los años, en Lalura he canalizado mi pasión por el tejido a mano para crear una marca que no solo ofrece prendas, sino una experiencia tejida de forma artesanal. En Lalura, nos dedicamos a diseñar, tejer y comercializar prendas de lujo.
Cada pieza de Lalura es un testimonio de la artesanía y del compromiso con la sostenibilidad. Nos esforzamos por hacer que cada prenda sea una obra de arte duradera, tejida con cuidado y precisión por tejedoras expertas que comparten mi visión de revivir y honrar el arte del tejido a mano.

En Lalura, no solo vestimos cuerpos; abrazamos historias, celebramos tradiciones y fomentamos un futuro más sostenible a través de cada hilo que entrelazamos.